LEMONBE, love color & home decor

Elementos de una recámara

La recámara es un espacio íntimo en el que te relajas, descansas y guardas tus objetos personales. Es importante que sea un lugar en el que te sientas a gusto, por eso te aconsejamos que al momento de elegir de qué color pintar las paredes, prefieras tonos neutros, claros y cálidos que favorezcan el descanso.

Los elementos que no pueden faltar en un cuarto:

 

1. Cama: Esta es la pieza principal sobre la que gira la decoración de la habitación. Hay diferentes tamaños ya establecidos, las individuales (1 m x 1.90 m), matrimoniales (1.40 m x 1.90 m), “queen size” (1.50 m x 1.90 m) y “king size” (2 m x 1.90 m). Una opción funcional son las literas, ideales para cuartos muy pequeños o el cuarto de tus hijos.

Para escoger el tamaño adecuado de tu cama, mide primero el espacio donde vas a colocarla,  asegúrarte de dejar un mínimo de 40 cm de cada lado de la cama para poner una mesita o buró.

No olvides la importancia de contar con un buen colchón. También escoge muy bien la base y la cabecera que son parte de lo que le dará estilo a este espacio de tu casa. Una recomendación es que la cabecera no mida más de 130 cm de altura.

2. Almohadas y ropa de cama: Las almohadas deben ser también un artículo que te acomode de forma  personal. Las hay de diferentes texturas, materiales, rellenos, tamaños y durezas; pregunta cuál es la mejor para ti dependiendo de la forma en la que te acomodes para dormir y pruébala antes de comprarla.

Entre la ropa de cama están las sábanas, las fundas para las almohadas y las colchas o edredones. Revisa las diferentes opciones de telas y texturas para que tengas unas sábanas muy agradables al tacto. Algunos ejemplos de telas para sábanas son el algodón, el poliéster y la franela que es la mejor opción para el invierno. Recuerda que las texturas suaves son acogedoras e invitan al descanso.

En cuanto a los edredones, los que están rellenos de materiales naturales como el algodón, plumas de ganso o seda son los más ligeros y los que dan más calor, además de ser más resistentes y durables que un edredón o colcha de fibras sintéticas. Este tipo de edredones son caros pero pueden resultar una buena inversión para una mayor comodidad al descansar.

3. Mesita o buró: Una mesita o buró al lado de tu cama es un elemento práctico sobre el que puedes tener una lámpara de mesa pequeña, un buen libro o un vaso con agua siempre a la mano.

4. Iluminación: La iluminación del cuarto podemos dividirla en cuatro tipos. El primero es la luz natural que se regula con ayuda de cortinas y persianas y después vienen las tres formas de iluminación artificial. Entre ellas está la luz general del cuarto que generalmente viene de un punto de iluminación del techo, ya sean focos o alguna lámpara de techo o candelabro. Después están las lámparas de mesa que dan un nivel de luz mucho más tenue y generan un ambiente íntimo en el cuarto. Por último está la iluminación extra que puede estar presente en el closet, iluminando de forma directa algún cuadro u objeto decorativo o como luz directa en tu buró para leer.

5. Cómoda o tocador: Si tienes el espacio suficiente en tu cuarto, puedes colocar un tocador o cómoda junto con un espejo que le dará un toque muy personal a la recámara, además de que tendrás espacio adicional para guardar ropa u objetos personales.  

6. Closet: El closet es el espacio destinado para guardar tu ropa y accesorios. Hay closets que se empotran a la pared o los que están integrados al espacio de vestidor cuando la habitación es más grande. Procura mantener siempre ordenado tu closet para conservar mejor tu ropa y poderla encontrar más fácil todas las mañanas.

7. Objetos decorativos: Para personalizar tu cuarto, te recomendamos que lo decores con elementos que tengan algún significado o valor especial, recuerda formar familias de objetos(i.e. un mismo material, color, forma, textura, etc.)

8. Cortinas o persianas: Vestir las ventanas de un cuarto es importante porque en este espacio buscamos tener privacidad y la posibilidad de regular la luz natural que entra. Las cortinas de telas ligeras (i.e. algodón, lino) hoy en día están muy de moda porque siguen la tendencia natural, éstas gracias a su caída ayudan a generar una sensación de amplitud en el cuarto. Por otro lado, en cuartos amplios te aconsejamos que optes por poner una cortina que “arrastre”, es decir, que sea aproximadamente 30 cm más larga de lo que llegaría al ras del piso, lo que dará un toque acogedor.

Para poder tener un mejor control sobre la luz natural puedes poner doble cortina o persiana, una de alguna tela ligera y otra más pesada que tape mejor la luz.

img_lemonbe_espaciosdeunacasa_190813